Si el desafío es hacer crecer tu negocio y de manera exponencial, estás a punto de leer el artículo correcto para dar ese salto que estás buscando. Es importante que sepas que no cualquier persona o profesional es o puede ser un Growth Hacker.

Es una disciplina o profesión que requiere de un gran oficio. Demanda un perfil especial y necesita de ciertas habilidades o competencias de varios especialistas del mundo de los negocios. Para dar lugar al Growth Hacking necesitas resetear tu tablero mental, liderar un proceso de change management, equipos de trabajo y de transformación. Si estás dispuesto a hacerlo zambullámonos en este método fascinante.

 

¿Qué es el Growth Hacking?

El Growth Hacking es una metodología cuyo objetivo es hacer crecer una empresa buscando encajar el producto físico y/o digital en su mercado. Se puede aplicar a la innovación de productos, procesos o simplemente para mejorarlos. También, para hacer crecer tu base de clientes existente. Tratando de crear un movimiento rápido en el mercado y de manera sostenible. Buscando hackear el crecimiento de la empresa y de tu mercado de actuación.

Este concepto, ha tenido bastante relevancia en el mundo de las startups en la última década, ya que nace en la era digital, en el año 2010 aproximadamente, pero es aplicable tanto a proyectos físicos como digitales. Se puede aplicar a áreas de diseño, ingeniería, administración, producto y ventas entre otros.

Su aplicación en líneas generales no requiere de grandes presupuestos. Pero sí de grandes cojones, carácter y ovarios para probar, testear, medir, cambiar, prototipar, experimentar, sondear y volver a prototipar tantas veces como sea necesario, para recién lanzarnos al mercado y a un ritmo acelerado y en el menor tiempo posible. Qué difícil.

Es una metodología en la que innnovaron grandes profesionales y que ha sido perfeccionada por su comunidad de hackers hasta convertirse en una metodología de negocios de gran precisión.

 

¿Qué hace un Growth Hacker?

El trabajo de un Growth Hacker siempre está enfocado en hacer crecer el negocio físico y digital (número de usuarios, descargas, suscriptores, clientes, etc.) de manera rápida y sostenible, para así poder maximizar los ingresos obtenidos.

Gracias a esta obsesión que tienen los Growth Hackers por hacer crecer el negocio y lograr encajar el producto en el mercado, en estos últimos años se han desarrollado muchos métodos, herramientas, y estrategias que antes sólo se concebían desde el marketing tradicional.

Pero, ¿Cómo puede un Growth Hacker hacer que su negocio mejore su performance, el valor a entregar, consiga más ventas, volumen de usuarios, descargas, y sobre todo, clientes?

 

El trabajo del Growth Hacker

Este perfil está atento a todo. Al equipo interno, a colaborar, al mercado, a la competencia, a empatizar, al autoaprendizaje, y a detectar las necesidades reales y el camino de los usuarios (user path) en el comportamiento de la compra y en el uso del producto, entre otros.

Es un transformador que vive para detectar necesidades latentes o subyacentes, analizando los patrones de conducta de los usuarios que utilizan el producto, y detectando en qué fases del funnel hay caídas de usuarios.

Si por ejemplo, tu producto digital es una app, tu hacker ninja podría preguntarse:

¿Cómo te encuentran los usuarios que se han descargado la app? De esos, ¿cuántos se han registrado? De esos que se han registrado, ¿cuántos han utilizado la app? De esos que la han utilizado  ¿cuántos lo han hecho de manera recurrente? De esos usuarios recurrentes, ¿cuántos han proporcionado ingresos a la app? De esos que hacen que la app genere ingresos, ¿cuántos la recomiendan a otros usuarios?

El Growth Hacking está atento a detectar aquellas fases en las que hay caídas de usuarios (aquellas en las que el porcentaje de conversión a la siguiente fase sea bajo) motivando la aceleración del cambio para revertir esa tendencia.

 

¿Tienes el perfil para ser un Growth Hacker?

Te propongo 4 preguntas que puedes hacer, para conocer un poco más sobre el perfil que tengo en cuenta en la conformación de mis equipos para soluciones de cambio, transformación e innovación. Es síntesis, para hackear el negocio.

¿Eres un profesional analítico?

Necesitas tener además un perfil analítico, ya que tienes que ser capaz de analizar las devoluciones a experimentos y para detectar si están dando buenos resultados o no. Tienes que identificar aquellas estrategias que están contribuyendo a aumentar el crecimiento del producto y dejar de lado las que no. De esta manera, podrás concluir si debes continuar con la actividad actual, o desistir si necesitas cambiar el rumbo.

¿Eres ágil, creativo e ingenioso?

¿Te mueves tan rápidamente que tu agilidad te lleva a ser como una gacela?  Es necesario que seas capaz de validar rápidamente si los experimentos están funcionando o no.

¿Cuando tengas la data, cómo la procesarías? Utiliza la creatividad, el ingenio y los conocimientos adquiridos para recolectar ideas que sirvan para cubrir mejor las necesidades de aquellos usuarios insatisfechos. Trabaja para mutar la propuesta de valor de acuerdo al mejor encaje de tu producto en el mercado. Es importante que para esas ideas, determines hipótesis con objetivos concretos.

¿Estás dispuesto a experimentar, analizar y optimizar?

Exprime tu banco de ideas y transfórmalo en experimentos reales, y una vez ejecutados, tendrás que analizar los resultados para validar esas hipótesis y detectar si se ha conseguido cubrir las expectativas de los usuarios y solucionar el problema real que sienten tus clientes.

Para ser capaz de satisfacer las necesidades de tus usuarios y mejorar los porcentajes de conversión, tienes que trabajar constantemente en nuevas invenciones, nuevos tests y experimentos. Es clave reinventarlos y optimizarlos, también.

La mejora continua de los experimentos no es solamente para mejorarlos, es para lograr la propuesta de valor más adecuada a las expectativas de tu demanda.  Además, es importante que el Growth Hacker recolecte ideas ingeniosas que sirvan para aumentar el número de usuarios que entran en la parte superior del funnel.

No debes centrarte exclusivamente en resolver los problemas actuales del producto y alimentar la fase de adquisición. También es una función clave del GH, atender el corto, mediano y largo plazo al mismo tiempo.

Tienes que tener en cuenta que como Growth Hacker, cuando detectas una fase en la que hay caídas de usuarios, es muy poco probable que la primera idea que se te venga a la cabeza pueda resolver esa caída y la transformes en un experimento real y enseguida consigas mejorar los porcentajes de conversión. Ten paciencia, acumula muchas ideas,  no menos de unas 10 como punto de partida. Que tu equipo interno y externo vote y pondera las mejores ideas para ejecutarlas en experimentos.

¿Eres un ninja perseverante?

Quiero contarte que el trabajo de este personaje es transversal a toda la organización y a todo el mercado. Por lo tanto, se encuentra permanentemente frente a obstáculos, barreras mentales o rechazos de la cultura de la organización. Limitado a excusas o mediocridades de la organización. Tiene que convivir muchas veces sin el apoyo interno y enfrentarse a boicots de sus propios equipos.

Si tuvieras que responder estas preguntas con una auto calificación de 1 a 10. ¿Cómo te calificarías? ¿Eres un profesional analítico? ¿Eres ágil, creativo e ingenioso? ¿Estás dispuesto a experimentar, analizar y optimizar? ¿Eres un ninja perseverante? Si en tus respuestas logras un resultado de 7 puntos a cada pregunta, puedes animarte y jugar a ser un Growth Hacker. Y si no te animas, escríbeme a [email protected]Juntos, podremos dar el salto que necesita tu empresa para hackear tu crecimiento.

 

Mg. Prof. Sergio Simone Fasanella

 Ingenio The Agency