Con el objetivo de adaptarse a un entorno cada vez más competitivo, las empresas buscan caminos alternativos que les permitan afrontar de forma creativa los nuevos desafíos. Y encuentran en la innovación estratégica más de una respuesta a la resolución de sus problemas. ¿Qué está haciendo su empresa para mejorar, transformar, rediseñar el presente y proyectar el futuro?. ¿Cuánto tiempo están dedicando sus colaboradores a imaginar el futuro?. ¿Qué nuevas industrias creativas reemplazarán a la actual industria?.

La innovación estratégica nace de la necesidad que tienen las empresas de gestionar cambios en su organización, con el propósito de adaptarse a un entorno cada vez más competitivo. El mercado, entre otros aspectos de la vida, está cambiando y lo está haciendo a una velocidad vertiginosa.

Sin embargo, lo más riesgoso que debe afrontar una firma hoy es, justamente, no transitar los desafíos de la innovación. Según los especialistas, innovar implica un cambio basado en el conocimiento colectivo de la organización y de la demanda latente del grupo de clientes.

Existen diferentes modos que permiten desarrollar la innovación estratégica en las organizaciones. Para poder profundizar el enfoque, INGENIO THE AGENCY los clasificó según el espacio donde se gestionan los cambios, las mejoras o las transformaciones.

“Si la necesidad es rediseñar los activos, trabajamos en co-crear el modelo de negocio, la estructura de la organización y los procesos”, explica Sergio Simone Fasanella ejecutivo de INGENIO THE AGENCY y agrega que “si lo que se busca es mejorar la gestión comercial, los cambios los generamos en términos de la propuesta de valor, la percepción del valor, el branding, el relacionamiento, el uso de los canales, la plataforma, el customer engagement y el servicio”.

Actualmente, un ejecutivo debe seleccionar la vía a la innovación. Lo que se traduce en la necesidad de establecer una estrategia de innovación que guíe las acciones con el fin de que la empresa pueda adquirir una ventaja competitiva.

Según el director ejecutivo de INGENIO THE AGENCY, cada vez más las empresas tienen la necesidad de gestionar la innovación implicando al conjunto de la organización. “Ya no se trata de una actividad aislada y concentrada en el departamento de I+D (Investigación y Desarrollo)”, señala.

En ese sentido, desde sus inicios, INGENIO THE AGENCY trabaja el concepto de innovación estratégica con una mirada focalizada en agregar valor a la competitividad, involucrando en diferentes grados de innovación a los distintos sectores de la empresa.

El equipo creativo de la agencia, coincide en que “la innovación debe ser un sinónimo de variable competitiva”, como afirma Marc Sansó –reconocido consultor español en la materia, en un artículo publicado en EAE BusinessSchool–, entendiéndola como el camino más efectivo para alcanzar la competitividad.

Incorporar la innovación al modelo competitivo

Los profesionales del sector concuerdan en que es la competitividad lo que determinará el futuro de una empresa en el mercado. Por lo tanto, para desarrollar una ventaja competitiva, los ejecutivos apuestan a alcanzar la mayor capacidad de innovación.
Para que los cambios permitan obtener el mejor resultado, Marc Sansó resalta que se debe abordar una estrategia y señala que “la innovación correcta es la que gana”. Según el consultor muchas empresas entienden el concepto de innovación de manera inadecuada, al asumir erróneamente que el simple hecho de innovar proporcionará una ventaja competitiva.

“Aquí entra en escena la creatividad”, afirma Simone Fasanella. “Lograr desarrollar con éxito los atributos que nos distingan de los competidores requiere una dinámica interna que se sostiene con el motor de la imaginación, entendida como una representación empática con las expectativas del cliente”, explica.

También hay que tener presente que mientras antes los procesos internos de la empresa no se exponían al usuario sino hasta los resultados; ahora, el consumidor trasciende la relación contractual del producto o el servicio y quiere conocer todo acerca de la empresa.

Pensar creativamente, requiere concebir a la organización como una entidad (empresa) activa que se vincula con otra (cliente). “Hoy, las personas miran y analizan lo que consumen desde diferentes perspectivas que incluyen, principalmente, la empatía con la marca y la manera en que las marcas se interconectan con los vínculos emocionales de sus targets”, asegura Simone Fasanella.

“Conocer al cliente” no es sólo saber qué necesita y desea sino también es compartir valores, expresiones, humor y sensibilidad que lo acerque al pensamiento e imaginación de la compañía, y viceversa. Para el director ejecutivo de INGENIO THE AGENCY, “la marca debería ser el espejo de las proyecciones emocionales de sus clientes”.

Este encadenamiento de conceptos: creatividad e innovación, constituyen los eslabones de la estrategia que conduce a una mayor competitividad. “Solo la creatividad aplicada, es decir, enfocada a la creación de valor, induce a la innovación”, asegura Simone Fasanella, quien afirma que “creatividad e innovación, son dos caras de la misma moneda”.

Además, la innovación cuando genera mayor productividad resulta un recurso fundamental para incrementar la competitividad de las empresas.

Transformación digital abre un camino a la innovación

El desarrollo tecnológico, con Internet a la cabeza, abrió una vía a nuevas oportunidades para la innovación estratégica. La asociación entre tecnología y negocio se está configurando como una de las grandes fuentes de generación de innovación en las empresas.

Marc Sansó expresa en una entrevista realizada en #Twecos por Javier Labiano en 2017, que “casi todos los negocios están sometidos a un paradigma tecnológico concreto”. Según el experto, no es posible competir si no se tiene claro cuáles son los profundos cambios tecnológicos que se han producido en los últimos diez años.

Para Simone Fasanella, avanzar en la transformación digital dentro de una organización requiere aliarse con los clientes y entender su comportamiento social. Pero aclara que este proceso no tiene que ver, simplemente, con la presencia en redes sociales y en páginas webs.

“Innovar en el contexto de la transformación digital implica una completa adaptación en la organización, en la logística y en la cultura de las empresas”, explica. En ese sentido, el director ejecutivo de INGENIO THE AGENCY, asegura que cada empresa tiene que evaluar qué relación quiere tener con el desarrollo tecnológico y qué aporte de valor le entregará al cliente.

Asimismo, resalta que para realizar una verdadera transformación digital se debe pensar en la reinvención de la empresa a través de la tecnología digital, de manera que la organización concrete cambios profundos en su dinámica que le permita conquistar espacios de mercado no ocupados y creados aún.

En entornos cada vez más globalizados y competitivos, el reto de los ejecutivos es tomar decisiones que viabilicen la innovación, un factor a tener en cuenta para todas aquellas empresas que quieran subsistir a los cambios del mercado. Te animas a cambiar, mejorar y transformar tu empresa. Podemos ayudarte. Escríbenos hoy mismo a [email protected]. Sabemos cómo.